Inicio Ciencia y SociedadCiencia Los gatos reconocen su propio nombre, pero deciden ignorarlo